Saltar al contenido

Cómo hacer un biombo japonés

Seguramente hayas llegado hasta aquí intrigado y encantado por lo que la cultura nipona ofrece en cuanto a decoración. Y es que realmente tienen un gusto delicado, sencillo pero único y, sobre todo, apacible, a la hora de dar vida a sus hogares. En este caso, te enseñamos cómo hacer un biombo japonés, de manera que puedas separar tus ambientes de una bella y sutil manera.

¿Qué materiales vamos a necesitar?

  • Listones planos y estrechos de madera (unos 5 cm de ancho)
  • Listones tipo palo (de menos de 1 cm de ancho)
  • Papel reforzado (el propio de los paneles japoneses)
  • Bisagras chatas
  • Tornillos
  • Ensambles
  • Cola
  • Pintura
  • Barniz
  • Fijador de pintura

¿Y qué herramientas vamos a usar?

  • Destornillador
  • Papel de lija
  • Sierra de corte
  • Pinceles
  • Lápiz de punta blanda
  • Martillo

Pasos a seguir

Vamos, paso a paso y sin dejarnos nada, a mostrarte cómo hacer un biombo japonés de la manera más sencilla que conocemos.

Hacer la estructura

Puedes mandar que te hagan la estructura, con tantos marcos como desees, pero, si no es el caso, te contamos cómo hacerla tú mismo.

Para ello tendremos que hacer marcos espejo para cada una de las láminas del biombo que queramos. Por ejemplo, si quieres que este tenga cuatro pliegues, tendremos que hacer cuatro marcos dobles, es decir, ocho, cuatro espejo de los otros cuatro.

  1. Elije la medida que desees para el separador (la que atañe a los listones que conformarán el marco exterior). Por ejemplo, cuatro láminas de 45 x 150 cm. Para que esta sea la medida total, habrá que considerar el grosor de los listones utilizados. Habrá que medir los listones y cortarlos, con la sierra, considerando los centímetros oportunos para que, después, estos encajen unos con otros.
  2. Nuestro consejo es que los cortes de manera que encajen unos con otros de a uno, es decir, superponiéndose uno al anterior. De esta manera y siguiendo el ejemplo, tendríamos que conseguir dos listones de 40 cm y otros dos de 145 cm. Para el estilo japonés, en lugar de optar por juntas en ángulo, estas no se tratarán, serán cuadradas, siguiendo la forma del listón.
  3. Asegúrate de que encajan adecuadamente.
  4. Pule las aristas y, en general, cualquier punto que desees suavizar.
  5. Ahora tendrás que medir y cortar los listones interiores.
    • Dependiendo del diseño que quieras conseguir, tendrás que cortar muchos o pocos, esto va a tu gusto.
    • Lo que sí aconsejamos es que estos sean significativamente delgados, pues la decoración japonesa suele ser muy sutil y no queremos que se lleven la atención.
  6. Es momento de dar tratamiento a la madera antes de montarla. Puedes pintar o bien barnizar aunque, considerando el estilo, nosotros aconsejamos este último tratamiento.
  7. Una vez seca, toca unir los listones. Para ello, usaremos dos métodos, no de manera alternativa sino en combinación el uno con el otro, ganado fuerza.
    1. Primeramente, uniremos los listones mayores entre ellos, formando el rectángulo exterior. Esto lo hacemos utilizando cola.
    2. Es necesario esperar a que seque por completo para continuar manipulando.
    3. Mientras tanto, une los listones del interior, los delgaditos, en la forma que desees, formando otra estructura con todos ellos.
    4. Acto seguido, pega esta a la exterior por su cara interna.
    5. Finalmente, colocaremos cuatro ensambles en las uniones de los listones exteriores, atornillándolos fuertemente, de manera que reforcemos la unión del conjunto.
  8. En este punto tendrás una cara de una doblez del separador. Ahora tienes que hacer exactamente lo mismo para hacerle la cara espejo.
  9. Tras ello, hay que repetir el proceso tantas veces como dobleces desees.

Trabajar el papel

Es momento de que hacer un biombo japonés sea algo más creativo, de darle el punto.

  1. Vamos a hacernos con hojas de papel reforzado del tamaño de cada uno de los marcos que hemos fabricado (en el ejemplo, de 45 x 150 cm), tantas como láminas queremos para nuestro separador. Si no las tienes en esta medida, habrá que medir y recortar.
  2. Coloca el papel en una superficie limpia y lisa, a la que tengas un acceso total.
  3. Llega el momento de pintar el papel. Para ello, realiza primero un boceto a lápiz.
  4. Cuando estés satisfecho con tu diseño, píntalo utilizando pintura especial para este tipo de papel.
  5. Deja secar (no lleva mucho tiempo).
  6. Aplica una capa de spray fijador para la pintura, también compatible con el papel reforzado, claro está.
  7. Repite el dibujo a modo espejo (se transparentará) por el otro lado del papel y vuelve a fijar con spray.

Montar el biombo

Una vez que ya tienes todas tus estructuras (dobles) y el papel con el diseño acabado, toca montarlo todo. Para ello:

  1. Montamos cada una de las hojas del biombo.
    1. Pon, con la cara exterior hacia abajo, una de las estructuras.
    2. Incrusta algunas puntillas muy finas y sin cabeza, de manera simétrica, a lo largo y ancho de la estructura, dejándolos a mitad.
    3. Coloca sobre esta, rigurosamente, el papel, atravesándolo con los clavos para que estos lo sujeten.
    4. Sobre este, pon la estructura espejo de la anterior. Tendrás que ayudarte de un martillo para ir golpeándola y que, suavemente, las puntillas se incrusten en esta segunda estructura, sirviendo de puntos de unión.
    5. En este punto, y para ayudar a adherir las dos partes, puedes dar otra capa de barniz, con especial interés en que este penetre a través de las uniones.
  2. Unimos las hojas del biombo.
    1. Esto se consigue fácilmente atornillando bisagras chatas, que son especiales para biombos, entre unas y otras.

Ideas, sugerencias y ayuda

Algunas ideas y buenos consejos sobre cómo hacer un biombo japonés son:

  • Un buen consejo que te damos es que diseñes primero el dibujo que vas a pintar. De hecho, puedes dibujarlo, por partes, en hojas de papel, formando el diseño con todas ellas y, simplemente, ir copiando en el papel reforzado cada una de las partes. Así te aseguras de no cometer ningún error.
  • Para dibujar sobre el papel reforzado elige un lápiz profesional de punta muy blanda, será el más fácil de remover si te equivocas en tus trazos.